Legend of Mana

Soy un nostálgico, lo reconozco. Disfruto muchísimo de los juegos y RPGs de la actual generación, pero también me encanta volver a ese estilo ya tan atrás en el pasado en el que se utilizaba muchísimo la imaginación para suplir elementos tecnológicos de los que no se disponían en la época. Este tipo de juegos derrochan una esencia muy especial, y jugarlos hace que se me active algo por dentro. En concreto, las épocas de Super Nintendo y PlayStation, en cuanto a RPGs, siempre me han gustado especialmente a la hora de revisitar los mundos que nos proponen. Parece que para ellos no pasa el tiempo. Con Legend of Mana sin duda nos ha pasado exactamente esto. Volver a un juego así siempre es una alegría. ¡Más todavía cuando es un juego que nunca había llegado oficialmente! ¡Y lo tenemos en español!

El planteamiento inicial del juego llama mucho la atención. Podremos escoger a nuestro protagonista y el arma que vamos a utilizar al principio (aunque la podremos cambiar durante la partida sin problema), pero lo raro es que nos deja incluso seleccionar dónde va a empezar nuestra aventura. Os explico, el mundo de Legend of Mana está totalmente a disposición del jugador, y a partir del Hogar del protagonista, seremos nosotros mismos los que construyamos las diferentes ubicaciones que tendremos que explorar a partir de unos objetos llamados «Artefactos». Gracias a ellos recompondremos una parte del mundo de Fa’Diel, que acabó en este estado debido a la pérdida de poder del Arbol de Maná. Cada Artefacto por tanto dará lugar a una cueva, playa, una nueva ciudad…Tendremos que hacerlo con algo de cabeza, ya que los enemigos que encontremos se harán más fuertes según lo lejos que estemos de nuestra casa. Además, hay que tener en cuenta los diferentes elementos ya presentes en toda la saga Mana.

En estos lugares que vamos añadiendo a nuestro mapa, normalmente encontraremos misiones a realizar. Estas pequeñas misiones nos permitirán conocer a nuevos personajes que se podrán unir a nosotros de forma temporal, hasta que los terminemos de ayudar, a la vez que nos ayudarán a descubrir el mundo que se nos presenta en Legend of Mana. En el orden que queramos, claro. Las misiones desde el principio parecen muy secundarias, sin profundizar demasiado en algo específico y sin mucha conexión entre ellas. No existe una forma lineal de contar la historia ni un camino fijo a seguir por todo el mundo, cada partida es distinta a la anterior.

Como es habitual en la saga, estamos hablando de un Action RPG. Los combates son divertidos y, aunque no tienen una profundidad enorme, son divertidos y variados según el tipo de arma con el que luchemos. Del arma dependerán también nuestras técnicas especiales, que podremos ir aprendiendo según subamos niveles con un mismo tipo equipado (espada, daga, arco…). La dificultad no es demasiado elevada, aunque según el recorrido que hagamos podremos encontrar problemas en alguna ocasión. Sí que es verdad que hemos encontrado en esta versión algún pequeño problema a la hora de luchar (alguna vez no aciertas al enemigo cuando lo tienes enfrente y le estás golpeando claramente, por ejemplo) pero no los consideramos demasiado molestos. Junto a nosotros podrá luchar algún aliado, que normalmente se unen a nuestro protagonista en busca de su ayuda para algunas misiones y que no controlaremos en batalla (aunque sí que podría manejarlo un amigo, dotando por tanto de un modo cooperativo al juego). Lo mismo pasa con los diferentes monstruos que podremos capturar para luchar a nuestro lado. Durante la aventura y en algunas zonas, encontraremos unos huevos que podremos cazar y criar para hacerlos cada vez más poderosos y que puedan ayudarnos en todo momento.

Visualmente el juego nos parece precioso. Sin tener unos gráficos que llegaran a sorprender, ni mucho menos a estas alturas, lo que transmite a través de esos colores tan vivos, de esas ciudades y mazmorras de auténtica fantasía, es muy especial. Si a eso le sumamos una de las bandas sonoras más bonitas que recordamos, obra de Yoko Shimomura (que deberíais conocer de otros RPGs como Kingdom Hearts o Final Fantasy XV, entre otros), el resultado es una ambientación general magnífica. Algunas de sus melodías nos hacían permanecer en el lugar concreto donde las podemos escuchar, soltando el mando y simplemente disfrutando del momento. Momentos mágicos a los que llegamos de la mano de pocos compositores. Yoko es sin duda una de ellas.

Es verdad que la remasterización sólo la notamos en los entornos y escenarios, los personajes se han dejado pixelados (no sabemos si con alguna intención nostálgica) dando lugar a un efecto que queda un poco raro. No se ha cuidado demasiado la remasterización en sí, pero siendo un juego que no nos había llegado antes y viniendo traducido, tampoco creemos que importe demasiado ya que muchos lo que queríamos era tener la oportunidad de jugar a Legend of Mana.

Algunos de los añadidos de esta versión nos han parecido interesantes, como los minijuegos de Ring Ring Land, que aparte de entretenernos (aunque no son nada del otro mundo) servirán para fortalecer a los monstruos que nos acompañan en batalla. También como novedad tenemos la opción para guardar partida en casi cualquier momento, cosa que desde luego siempre es de agradecer a nuestra forma de verlo, y que facilita el avance a los que tengan menos tiempo para jugar.

Esta entrega de Seiken Densetsu es, personalmente, una de nuestras favoritas. La saga está más viva que nunca gracias a las remasterizaciones que nos están llegando y a las noticias que nos llegan últimamente, como la recién anunciada serie de animación justo de este mismo juego (en principio será muy del estilo de la bonita escena de introducción que se ha añadido también para esta versión). Como aficionado a este género, soy mucho de lo que transmite un juego, más que de su aspecto técnico, y Legend of Mana me gana en este sentido. Es verdad que puede costar entrar en sus mecánicas de construcción del mundo y en su argumento, pero desde luego recomiendo probarlo sobre todo a los que no jugaron su versión original en la primera PlayStation. Una pena que no llegue en físico, pero tenerlo en consolas de generación actual y, traducido, es un lujo que hay que considerar.

(Análisis realizado gracias a un código aportado por Koch Media para PS4).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s